Después de haber sufrido un accidente de circulación, el Parte Europeo de Accidentes,  es la manera más sencilla de intentar solucionar el conflicto surgido entre dos particulares. Es recomendable su utilización en accidentes de escasa o moderada importancia y en aquellos que no haya lesiones o revistan poca gravedad, en otro caso, es mejor llamar a los Agentes de la